culturauc

El sentimiento que teníamos

Escogí la carrera de Publicidad  porque desde que tenia 7 años veía a mi madre dar clases, veía el material que mi mamá seleccionaba para sus alumnos (e incluso participaba en su clase!). Conforme fuí creciendo prestaba atención a la música y las imágenes de los comerciales y discutía con ella si nos gustaban o no. Cuando tenia 15 años vi un comercial de “Rexona Teens Fan Music” y me sentí descrita completamente: en esa época yo era super fan de una boyband y el comercial no sólo mostraba todo lo que hacia con mis amigas antes de ir a un concierto. Lo impresionante fue que describió el sentimiento que teníamos cuando veíamos tan sólo la mano de nuestro artista favorito.

Ese comercial fue tan impactante para mí que quise ser capaz de hacer eso, así que decidí estudiar Publicidad y llegué a la UC. Me gusta mi carrera porque puedes hacer que una idea llegue a muchos lugares, puedes inspirar o hacer que las personas sueñen. Creo que la Publicidad bien utilizada es un arma muy poderosa y por eso creo que es mi responsabilidad utilizarla para algo que enriquezca a las personas en vez de sólo utilizarlas para comprar algo que no siempre necesitan.

Por otra parte, adoro ser fotógrafa. Me gusta mostrar las pequeñas cosas que no siempre están a simple vista: un cielo claro, una puerta de colores, un picaporte bellamente decorado… cosas cotidianas que hacen que todo sea bello. Además hoy en día todo es TAN efímero que no sabes si el árbol que tanto te gusta seguirá ahí al otro día, asi que prefiero guardar memorias. También suelo tomar fotos de lo que describe a una persona o una situación; puedo mirarlas y recordar a las personas aún que ellas no estén físicamente en la fotografía.

1

El barandal del Museo Nacional de Arte

Parte de mi vida gira en torno a el amor y fascinación que le tengo a los museos. Adoro fotografiarlos desde todos ángulos, me gusta intentar capturar la belleza de los recintos en una sola toma.Esta foto en particular la hice porque lo primero que me impresionó de ese museo fueron las escaleras y el detalle que tienen.

2

 

Castillo de Chapultepec

Esta fotografía la hice en marzo del año pasado, justamente cuando el aire en la CDMX tiró arboles, postes y demás. No entendía cómo las personas podían quejarse si fue de los días donde el cielo estuvo más hermoso que nunca; tomé fotos en el Centro y de pronto recordé la  vista  tan maravillosa que tiene el Castillo de Chapultepec. Corrí (literal) a mi casa por mi cámara y de ahí a Chapultepec. Estaba a 30 minutos de que cerraran la entrada y yo TENÍA que tomar ese cielo desde ahí. Llegué al Castillo finalmente (sacando la lengua) y de inmediato me puse a tomar fotografías hasta que me sacaron. Incluso en la bajada seguía tomando fotos, mientras el guardia caminaba tras de mí. Valío la pena, no volví a ver un cielo igual.

3

Arte vivo

La fotografía es en Guanajuato, donde hay un área (así como la calle de Madero en la capital) donde las personas se disfrazan y se pintan para que las personas se fotografíen con ellas. Este hombre me impactó: estaba completamente inmóvil y el detalle de su maquillaje, atuendo e incluso la escenografía que tenia, estaban tan cuidados que era como una obra de arte viva.

Karla Gabriela Chichil
Estudiante de la licenciatura en Publicidad
8o semestre

Talvez le gustaría..